¿Qué es el surrealismo? Conoce las vanguardias

El surrealismo emerge en Paris en 1924

Frente al dadá, un movimiento totalmente liberado de cualquier prejuicio moral, hace su irrupción una forma de ver el arte con mayor complejidad en lo sociopolítico y en la fuente de los distintos temas.

Aparece el surrealismo, aspirando a crear un nuevo humanismo renacentista reconciliando los aspectos racionales e irracionales del hombre. Influenciado por la teoría del subconsciente de Freud, la importancia de los sueños y de las pulsiones más básicas del ser humano, el azar es una vía mística y directa de poner todo el universo inconsciente del artista sobre la mesa.

El surrealismo no se muestra apolítico como lo era el dadaísmo, sino que es un movimiento sumamente comprometido con el comunismo, o ese era su objetivo desde un inicio, ya que sus propias contradicciones como las disensiones entre sus miembros hicieron imposible un arte verdaderamente surrealista que perdurara en el tiempo.

La relación entre el surrealismo y el comunismo

Su líder fue el autoritario André Breton, que se dedicó a excomulgar a varios de sus miembros, como lo hizo con Salvador Dalí, por no adscribirse a esta causa.

A pesar de que algunos de los miembros del grupo surrealista se inscribieron en el partido comunista francés fue una relación imposible por el ansia surrealista de dar rienda suelta al subconsciente, difícil de congeniar con la rígida disciplina de partido que regía el comunismo.

El surrealismo soy yo

Salvador Dalí es el artista más conocido del grupo surrealista. Se le ha llegado a reconocer mundialmente como el máximo representante del grupo y tras su expulsión del grupo por sus discrepancias con Breton, él afirmo “el surrealismo soy yo”

Fue el creador del método paranoico crítico, derivado de su interpretación de los sueños. Mediante este método, Dalí desarrollaba relaciones sorprendentes entre objetos que aparentemente no guardaban ninguna relación, con juegos visuales y dobles sentidos. Es un sistema de asociaciones y fenómenos delirantes.

Dalí exploró la ciencia, la simbología sexual y escatológica del ser humano, las transformaciones morfológicas de los cuerpos en su significado más simbólico y un sinfín de sensaciones y fobias que manifestó a lo largo de su vida.

Podemos decir que el Surrealismo fue finalmente la última de las vanguardias históricas. Llevada a su fin por el declive político y económico que sufrió el continente europeo a raíz de la Segunda Guerra Mundial, que fue mucho más destructiva si cabe que la primera. A él y a otras de las vanguardias estudiadas en este curso, debemos sin embargo el devenir de las décadas siguientes, como la escuela de Nueva York durante los años 40 y 50.

Deja un comentario